2016 | Resolución de año nuevo para Bogotá

En diciembre de 2015, La Silla Vacía preguntó: ¿Cuáles cree que son los retos para Bogotá en el 2016? ésta fue mi respuesta :

  1. Combatir la segregación socio-espacial: Vivimos en una ciudad estratificada y desigual en donde no nos reconocemos como una sola ciudad sino como un territorio con 6 tipos de ciudadanos. No vamos más al sur de acá ni más al occidente de allá por prejuicios enquistados en un modelo de ciudad hostil, en el que las concentraciones de pobreza y de riqueza, reteñidas con suficientes muros y rejas, dificultan los intercambios ciudadanos fluidos como los debe tener cualquier ciudad.
  2. Priorizar el agua entendiendo la Bogotá-región: El conflicto de urbanización y medio ambiente se está dando en muchos tipos de barrios. El nororiente rural se ha vuelto tierra apetecida para vivienda unifamiliar suburbana y “campestre”, y la vivienda en el suroccidente –de origen formal e informal- se ha asentado muchas veces sobre humedales y rondas. En este sentido, se deben poder blindar los cuerpos de agua de la especulación inmobiliaria pues el sistema hídrico regional peligra y es lo único que garantizará la vida en nuestra ciudad. Por otra parte, el alcantarillado pluvial debería poder recolectar las aguas lluvias que ya caen potables del cielo.
  3. Salvar la movilidad en Bogotá no solo con el metro: El 15% de la gente con carro ocupa casi el 80% del espacio para circular y el metro hace parte de un sistema multimodal de transporte que se viene construyendo con TM, SITP y ciclorrutas (que en mi opinión van bien así le falten cosas) pero no es lo único. Es urgente la reducción del uso del automóvil y la regulación de las miles de motos que aportan polución y al igual que en las tendencias de opinión, nos hacen pensar que la movilidad en Bogotá es el único problema urgente. Pero es que con ese protagonismo visual y sonoro es imposible no pensarlo así. Y si bien la bici es el gran medio alternativo de transporte, no es para todo el mundo y si nuestro POT sigue ubicando así de lejos los sitios en donde la gente vive de donde trabajan, no habrá metro ni bicis que sirvan. La idea es optimizar los recorridos urbanos cotidianos de la mayoría.
  4. Amar la ciudad como es y participar en la construcción de la ciudad que puede ser: Ningún alcalde nos va a salvar del trancón, de la apatía ni del desamor ciudadano. Los trancones los hacemos nosotros. La apatía sale de nosotros. Y el desamor generalizado por la ciudad es una construcción colectiva nuestra en el tiempo. No esperemos más a que “los alcaldes” nos pongan más vías (para la movilidad) y más policías (para la inseguridad) pues de pronto se nos cumple y se materializa de una buena vez la idea de que Bogotá se construya alrededor del automóvil y del miedo. Salgamos un poco más seguido de la casa, hagamos amigos de otros barrios, dejemos el carro para usos compartidos, hacer mercado y paseos, y participemos un poco más de lo público en Bogotá que a veces ni lo vemos por estar tan pendientes de defender nuestro microespacio privado, quejándonos de los alcaldes en internet.

Para ver todos los comentarios Conozca aquí la conversación completa en La Silla Cachaca

IMG_9255
Mapa esquemático de Bogotá: Troncales de transporte y cuerpos de agua

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s